Mi vida y las leyes del liderazgo

Hoy quiero compartirles parte de mi historia, como ya saben soy medico neurólogo, coach, neuro coach, conferencista especialista en liderazgo pero las cosas no empezaron ahí. Como todos tengo una historia que aun esta en construcción, les cuento una parte de ella.

Nací en santa marta una bella ciudad de la costa caribe, calurosa y con una brisa que en ciertas temporadas del año que divierte y enoja a muchos, con un continuo olor a mar caribe que es inconfundible y que extraño mucho.

La Silla, El Uno y El Sacrificio

La primera experiencia con el liderazgo que recuerde la tuve en la adolescencia, siempre estas intentando cosas nuevas y cuestionaba mucho, como dice mi padre era un niño digamos que rebelde, en esas andaba cuando un día en el colegio me cambiaron la silla donde me sentaba, en mi colegio las sillas eran numeradas y tu tenias que responder por ella durante todo el año, si la dañabas tus padres la pagaban y como te imaginaras ellos no iban a estar muy contentos con eso, así que una silla era un objeto sumamente valioso, bueno inicie la investigación para encontrar mi silla y no lo vas a creer, la tenia mi mejor amigo, obviamente le pedí muy educadamente que me la diera y el insistió que esa era su silla, bueno yo nunca soltaba un hueso después que lo agarraba y al final hubo una pequeña discusión física y la profesora nos expulso a los dos del salón de clase por 5 días y nos coloco un uno 1 de nota durante los cinco días, es decir 5 unos, perdida segura de la materia a menos que nos pidamos disculpas, bueno ahí aprendi mi primera ley de liderazgo: La ley del sacrificio: Un líder debe ceder para subir.

Un pequeño secreto, en esa época mis padres estaban organizando un viaje que yo llevaba un tiempo esperando y si perdida la materia (paila) no me iban a llevar, entonces como dice la ley del sacrifico, “los lideres eficaces sacrifican muchas cosas buenas para dedicarse a lo mejor, en este caso unas hermosas e inolvidables vacaciones.

Un Barco, Un Espejo, Un Perro y un Circulo

Luego sucedieron muchas cosas en mi vida que elevaron mi tope, en ocasiones la única forma de elevar el tope era dandole con la cabeza a la pared o contra la pared, lo cual como podrás imaginar es muy doloroso, pero si quieres subir y liderar tienes que aumentar tus capacidades, es decir aumentar tu tope. Entre a estudiar medicina y eso me puso realmente a prueba, a los 16 años salí de mi ciudad natal, de la casa de mis padres para no volver, recuerdo en tercer semestre casi pierdo el semestre por genética, la materia, ahí me encontré con un marinero dispuesto a hacer encallar mi barco y tuve que saber navegar esas turbulentas aguas y salir a delante (la ley de la navegación: Cualquiera puede gobernar un barco pero se necesita un líder que planee la ruta).

El siguiente reto lo tuve en noveno semestre de medicina, cuando mi universidad cayo en desgracia por ciertas practicas no santas de sus directivos. Mis compañeros y yo tuvimos que tomarnos literalmente el poder de la alcadia de nuestra ciudad y hacer una negociación para que no cerraran la universidad y ver nuestro sueño de ser médicos hecho realidad, aquí aprendi otra ley, La ley de la imagen: La gente hace lo que la gente ve.

Me fui después a estudiar morfología y neurología, todo un reto para mi inteligencia emocional, conviví con todo tipo de lideres, positivos y negativos, algunos con influencia otros poco inteligentes, emocionalmente hablando, afortunadamente por la ley del magnetismo: usted atrae a quien es como usted, obtuve el apoyo necesario para salir adelante y ser neurólogo.

Ahora empieza lo bueno, al ejercer me doy cuenta que no era lo que quería, trabajar de 6am a 10pm, salir de casa por la noche y volver por la noche, era una especie de prisión y estaba caminando en círculos, como un perro que intenta morderse la cola. Entonces otro tope hizo que despertara, no hubiera querido que el golpe fuera tan duro, pero ya sabes la vida, Dios, te golpea con la intensidad necesaria para que te muevas, empece un camino de cambio personal, de revolución total de mi manera de ver el mundo, de reinventarme.

Esto me permitió llegar adonde estoy hoy, con la experiencia de tener varias empresas, quebrar en serio unas cuantas veces, levantarme, aprender y seguir adelante. En medio de ese camino tuve la bendición de conocer a la compañera de mi vida, quien ha sido esposa, confidente, amiga y coach, de ir formando mi circulo intimo. ( la ley del circulo intimo: El potencial de un líder es determinado por quienes están mas cerca de él), para continuar mis sueños, sus sueños y nuestros sueños, con ganas inmensas de seguir avanzado juntos porque aprendi que las cosas grandes de la vida solo se logran con un buen equipo.

0 comments on “Mi vida y las leyes del liderazgo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: